LoopINN Hostel. Cartagena.

Fecha
2018
Situación
C/ San Crispín. Cartagena
Arquitecto
Martín Lejarraga
Promotor
RYA Residencias S.L.
Presupuesto
862.210 €
Superficie construida
1.669,76 m2
Equipo
Blanca Gutiérrez Fernández, José Javier Botí Sarrió, Jose María Mateo Torres, Óscar Romero Carrasco, David Andrés Martin Pozuelo

El hostel nace con la vocación de ser un núcleo de actividad alternativo en la ciudad de Cartagena.

La implantación del edificio tiene en cuenta los muchos condicionantes del entorno, por el barrio en el que se ubica – Barrio Universitario , a los pies del Cerro de Despeñaperros -; geográficos, topográficos, históricos y sociales, dando respuesta a la necesidad latente de la ciudad portuaria de atraer a un perfil de turista diferente.

Leer más

El edificio se desarrolla en diferentes estratos, donde cada nivel se cualifica de manera diferenciada, tanto hacia el interior como al exterior, y que manifiestan la vibrante energía que contagia y desprende este hostel.

Al exterior, estos matices se materializan a través de los motivos diseñados por Ángel Charris, que hacen mención a los valores intrínsecos de la ciudad y el entorno: el mar, las murallas, el viento, el sol, y que proponen la conexión de la pieza con el paisaje urbano que la rodea.

El primer estrato del equipamiento compensa las diferencias topográficas de la parcela, sirviendo de base para el resto la edificación. Este zócalo de dos niveles articula los espacios comunes del proyecto: recepción, cocina, espacios de reunión; con habitaciones compartidas de dos alturas, donde los visitantes pueden experimentar nuevas sensaciones y experiencias.

La entrada a este nivel y, por tanto, al LoopINN se efectúa a través de un espacio en doble altura inundado por una tela con motivos románticos, que proporciona un aspecto unitario, homogéneo e identificable. Esta visión general es sólo interrumpida cromáticamente por una conexión entre plantas con un tobogán, que conecta de forma directa entreplanta-accesos-sótano, donde se sitúan el resto de lugares de encuentro y relación del equipamiento hotelero.

La secuencia de capas continúa en altura, disponiendo un programa de habitaciones compartidas de diferente capacidad y servicios, derivados de su configuración espacial, en los 3 niveles superiores.

El ánimo del conjunto de relacionarse con la ciudad y con los flujos de esta, se refleja también en las células de habitación que empujan la fachada hacia el exterior en forma de balcones. Dichos salientes secuencian la fachada y orientan mediante una celosía circular las miradas de los huéspedes hacia las calles, el puerto y a las colinas de Cartagena.

En el último estrato, las habitaciones dejan espacio para una amplia y suave terraza que es bañada por las numerosas horas de sol de la ciudad, complementando la oferta turística del edificio.